22 feb. 2007

Salud, dinero y amor...


Sí, ya sé que tengo esto abandonaico...hace varios días, cinco dice el dígito de la última entrada, aunque a mí no me parecían tantos. Pues ya estamos aquí, pero no para hablaros de nada en concreto, porque esta semana he estado un tanto atareada, he visto poca tele, no he leído apenas titulares impactantes, y me he acercado poco a mi fermoso laptop. Así que "me decanto" -que dirían los físicos y algunos periodistas-, por hacer un potpourri -que me gusta esta palabra, fijaté- de varias cositas que me han llamado la atención esta semana, a saber:

La ministra Salgado decide retirar su Ley Seca. Reconozco que no me la he leído aún -que lo haré segurísimo, por motivos laborales-, pero a las airadas protestas del sector vitivinícola (normal, defienden su pan), se ha unido un apoyo incondicional a Salgado por parte de un grupo de asociaciones que aseguran que el vino trae consigo perversos "efectos colaterales" como los embarazos no deseados, la drogaína y varios otros males del averno. Esto me convence de antemano de que la ley no era 'perfecta', por no pasarme. Que la gente cuando está borracha hace muchas barbaridades, sí. Pero de ahí a decir que los embarazos no deseados y constipados colombianos los provoca el alcohol, ese riojita de crianza tan rico...van tropecientos pueblos.

Yo es que lo de que me prohiban cosas lo llevo mal. Pero las hay que lo llevaban -y lo llevan, aún después de muertas-, muchísimo peor. Y si no, que se lo pregunten a la rubia platino aquella que se casó con el millonario anciano. Sí, Anna Nicole Smith, creo que se llama. La barbie de oro no conocía el término prohibido. Está prohibido que una maciza recauchutada y reteñida que imita a Marilyn se case con un octogenario podrido de pasta. Está prohibido moralmente porque es antinatural, es morboso, es obsceno y hasta desagradable. Y ella lo hizo, a pesar de saber que el mundo entero se le echaría encima. ¡Qué me quiten lo bailao! Yo con cinco mil millones de dólares también paso de lo que diga la gente, oiga. Luego me la sacan en los papeles 'sobornando' con sus encantos a un ministro de no sé qué país africano para que le conceda un visado o nacionalidad o qué se yo. Y luego, también después de muerta, su madre y dos ex-novios se pelean por la pasta y por la hija de la finada, necesariamente en ese orden. Eso sí, la moza no tenía desperdicio. Y por eso ni muerta la dejan tranquila ni en los periódicos supuestamente 'serios'.

Para terminar la charlita de hoy, pretendía acordarme de algún buen spot que haya visto esta semana. Y no soy capaz. He visto alguno al que le he sacado algún fallito, pero ninguno me ha hecho saltar del sofá. Sigo intentando hacer memoria...Nada, sólo recuerdo lo que os tengo preparado ya para el sábado próximo. El nuevo spot de la semana, un vídeo increíble que encantará a las chicas y sorprenderá a los nenes. Sigan atentos a su pantalla bloguera.

No hay comentarios: