30 jul. 2007

Bergman y Antonioni

Menuda semanita. Se nos murieron Bergman y Antonionni. Los amantes del séptimo arte lo lamentamos.











24 jul. 2007

...resulta que es uno de Las Rozas


Volviendo a casa en el popular metro madrileño, curioseo la portada de uno de esos diarios gratuitos que son única fuente de información periodística de muchos madrileños y éxitosos productos de la nueva era informativa. La portada reza así: "Cae el atrador más buscado, y resulta que es uno de Las Rozas". Estoy de acuerdo con quienes sostienen que el idioma es una cosa viva, y por lo tanto, crece, se desarrolla y cambia con el tiempo. Sin embargo, creo firmemente en que es necesario preservar de algún modo cierto nivel en la lengua, para que no sea pasto de extranjerismos, contracciones imposibles o de indiferencia absoluta por su riqueza y belleza, abandonada en pos de incongruentes y minúsculas expresiones. No sé quién debe decidir qué uso del castellano cumple el nivel y cuál no. Pero se me ocurre que bien podría ser la Real Academia de la Lengua Española, a la que encomendamos esa tarea allá por "1713, por iniciativa de Juan Manuel Fernández Pacheco, marqués de Villena. Felipe V aprobó la fundación por cédula real expedida el 3 de octubre de 1714".


Quizá si la RAE no existiera habría que inventarla, o reunir a un selecto grupo de literatos, estudiosos del idioma, catedráticos de lengua y, por qué no, periodistas. Ellos podrían ser los encargados de velar por la preservación del idioma, siendo sensibles a los nuevos usos y evolución del castellano.


Pero al leer la portada de ese diario gratuito, diciendo que el atracador más buscado "resulta que era uno de Las Rozas", el titular me parece demasiado coloquial para un periódico, ese formato baluarte de los medios hasta ahora considerados más serios y selectos. Cierto es que estos diarios están escritos precisamente con el objetivo de llegar a un público menos elitista, o mejor directamente a casi todo el mundo. Pero si los periodistas son parte de ese grupo de profesionales que podría estar destinado a salvaguardar nuestro idioma -permitiendo su evolución y adaptándolo a los tiempos-, y deciden que ya es hora de escribir titulares como quien habla con la vecina del 5º, no tengo claro si el castellano estaría a salvo si nuestra criticada RAE desapareciera.


Ya me produjo vergüenza ajena -siendo parte de la profesión-, ver una mañana que la cabecera de un periódico había sido vendida al mejor postor publicitario. Me pareció una violación de lo más sagrado de un diario. Eso me hace pensar que me he vuelto uno de esos académicos rancios -salvando las obvias y abismales distancias en mi contra-, que se cabrean porque la gente habla fatal. "Perdone usted -se podría responder-. Hablan todos como si fueran periodistas, gente de carrera".

13 jul. 2007

Live Earth: ¿ecologismo o campaña de marketing? Extensas reflexiones (y cotilleos) sobre los conciertos

Me ha entrado la vena verde, global y pacifista, y he decidido -unilateralmente, como se hace en éstos casos-, escribir un larguísimo post sobre el festival Live Earth, una serie de conciertos que se celebraron el día de San Fermín (¡aupa!), a lo largo y ancho del planeta para luchar contra el calentamiento global y -en general-, la degradación del planeta. Un evento multitudinario, digno de análisis desde muchos puntos de vista. Mientras veo algunos de los conciertos, se me ocurren las siguientes reflexiones:

Fenómeno mediático
Live Earth es un día de megaconciertos llenos de superestrellas de la música, del cine, de la vida social...un espectáculo en toda regla. Y su impulsor y nuevo gurú del ecologismo es Al Gore, ex-vicepresidente de los Estados Unidos, al que Leo Di Caprio llega a presentar como una especie de Papa. Él es la figura promotora de todo este show, tras su exitoso documental, "Una verdad incómoda". Parece como si Gore se hubiera emborrachado de nuevo de este liderazgo -ahora mucho más verde y popular-, y disfrutase de su momento de gloria extra. Ha sido muy criticado, pero también elogiado. Y desde luego, este invento está muy bien montado. Y parece tan bonito...pero no sé, me recuerda vagamente a alguna película, no recuerdo si buena o mala, en la que el esperado y amado líder se vuelve un tirano y somete a aquellos que le llevaron a la cima. Esperemos que no, je, je...En realidad, todo este invento tiene muy buenos fines, pero también es una máquina de hacer pasta y, lo que es peor, una máquina de gastar energía y contaminar.

Qué verde era mi valle...
Está claro que el planeta está tocado, y que si seguimos este ritmo, quizá la frase sobre la antigua verdura de valles y praderas será una coletilla más. A día de hoy, lo que es verde es este chiringuito, parece una buena máquina de hacer verdes. Entre actuación y actuación, se anuncian productos muy ad hoc para el público obtivo de este tipo de eventos y Live Earth dispone de su propia página web, patrocinada por algunas entidades ecologistas, pero también por Pepsi, Microsoft, Google o Philips. Se venden camisetas, gorras y otro tipo de recuerdos del evento. Eso sí, declaran abiertamente que se trata de un evento en el que están involucrados gobiernos, empresas y particulares. Así reza el aviso:

Live Earth is a monumental music event that will engage, connect, and inspire individuals, corporations and governments to take action to solve the climate crisis. Click this link to go to my favorite part of Live Earth - The Concerts for a Climate in Crisis

En la página hay interesantes enlaces a organizaciones y entidades que están haciendo todo tipo de cosas para intentar frenar el calentamiento global, la contaminación, la desertización, la desaparición de especies animales, etc. Merece la pena echar un vistazo.


Los Cotilleos:
Llega la parte maruja, y es que viendo a las Pussycat Dolls, se me ocurre que las Spice no tienen nada que hacer. Gay friendly, pero sin tendencias homosexuales conocidas, he de decir que estas chicas están muchísimo más macizas que las ya medio entraditas en años -que no kilos, porque la Posh podría recoger el sobrante de todas sus amiguitas-, Spice Girls. Que amenazan con volver, que lo sepas. Uno de los chicos de Read Hot Chilly Peppers (siempre geniales), exhibió en el concierto de Londres unos ojillos con pupilas tan sumamente contraídas, que eran prácticamente invisibles. ¿Habría tomado algo el muchacho, o tanto foco lo dejaba ciego? En cambio, Damien Rice fue absolutamente espectacular en su serenidad y fidelidad a sus grabaciones, cantando "The blowers daughter". Y qué mono es este chico...

Muy a mi pesar, he de reconocer que el más aventajado alumno y vástago del ínclito Julio Iglesias -uno de esos grandes misterios de la naturaleza-, Enriquito Iglesias, puso Hamburgo en pie, y dio un espectáculo chulito-latino-buenrollito que me impresionó gratamente. Desde luego el chico domina el escenario y al público, es un showman. Eso sí, de voz va cortito. Tokio botó como uno solo con Linkin Park, y reconozco que yo también, aunque tengo que decir que el punkorro que da los alaridos a veces mete un poco de miedo. Phil Collins sigue cantando como siempre, divina y correctamente, y la pobre Shakira cada vez tiene menos gracia moviendo las caderas, pero la misma poca voz, lo siento. Ver a Bon Jovi de nuevo fue una grata y frikie sorpresa. Johny parece un poco estirado pero está guapete. Eso sí, los modelitos que me lucen todos son de rockero trasnochado, luchando contra el olvido en algún show de Las Vegas...


Leni Kravitz y sus chicos sacaron a pasear todo su rock por Río de Janeiro. El gran Lenny. Sigue en forma, aunque lo he encontrado a punto de ponerse fondón. Pero sus guitarras siguen también sonando de lujo. Madona cantó en Londres Hey you, una preciosa canción que también ha servido de banda sonora a uno de los cortos del festival. Esta moza sigue siendo una de las artistas vivas con más talento. Es una auténtica estrella la chica de dientes separados. Camaleónica, sensiblona, moderna, carismática, espectacular e innovadora. Va la tía y se marca una versión de "La isla bonita", una de sus canciones más feas y horteras, nada menos que con Gogol Bordello, el pope del punk-rock balcánico. Ahí queda eso. Después, se puso guitarrera, y corrió el escenario no muy convincente, pero muy mona con su vestidito y sus mallas. Sting, the nuevo con De Police -perdón por la broma linguística, es malísima-, me recordó en pinta al mítico Igy Pop, pero sólo de lejos. Pantalones pitillo grises ajustados hasta el tuétano,camiseta también ajustadita y pelo rubio zanahoria. Pero Sting es bastante más tranquilito que Iggy y mucho más budista. Y eso que se pusieron durillos metiendo un rapero en medio de su "Message in a bottle". Pero ni por esas. El caso es que Sting también se mantiene dignamente. Y ya peina canas. Miedo me da que todos estos maduros chiquillos de la música me agraden tanto...claro, sí yo también peino canas. Podéis ver todos los conciertos, fotos, cortos, etc, en MSN.

Algunos de mis favoritos: Razorlight, Keane, Lenny Kravitz, Madonna, Red Hot Chilly Peppers, Snow Patrol, Damien Rice...Y no necesariamente en este orden...

Epílogo
Todo esto que os he contado venía a cuento de que -cierto o no, tan terrible o tan exagerado-, algo parece estar ocurriendo, llamémoslo Cambio climático, Temperaturas Locas Como Vacas, El Polito Se Derrite, o Cómo nieva en Sevilla. Y quizá no esté demás -unidos a otros o por nuestra cuenta-, contaminar algo menos, reciclar algo más, repartir más abrazos, bailar más y respetar un poco todo lo que nos rodea. Empezando por nosotros mismos. Quizá no esté demás. Y de regalo, en la sección de vídeos, Hey you, lo nuevo de Madonna, creado especialmente para Live Earth. Menudo lanzamiento...
Fotos: http//:liveearth.msn.com

8 jul. 2007

Educación para la ciudadanía

Estos días he estado oyendo en el trabajo y en la calle, conversaciones sobre la Educación para la ciudadanía, que por lo que he conseguido entender, es una nueva asignatura obligatoria que se va a impartir en las escuelas o institutos. Como hace ya (mucho) tiempo que dejé de ser estudiante dentro del mundo académico estatalmente establecido -que quien quiera estudiar puede hacerlo en cualquier sitio, sobre cualquier materia y cuando a uno le plazca-; y hace tiempo perdí la cuenta de las sucesivas reformas educativas y sus estructuras, no he pillado muchos más detalles del asunto. Lo que sí he observado es que se trata de un asunto polémico, que tiene al gobierno de izquierdas enfrentado con la oposición de derechas, para variar. Unos que si les van a quitar la subvención a los colegios concertados que no ofrezcan esa asignatura, otros que si no van a adoctrinar a los estudiantes...

Sin saber muy bien de qué va la cosa, y si van los tiros por donde imagino, no concibo tiempo mejor empleado en las escuelas que el de hacer de los niños y adolescentes futuros ciudadanos de hecho y derecho, conscientes de sus prerrogativas, pero también de sus obligaciones. Ciudadanos libres pero responsables, bien educados, amables y limpios. Ciudadanos que pidan perdón al pisar a otro en el metro y dejen sentarse a ancianos, embarazadas, infartados, inválidos, desvaídos o cualquier otra persona que lo necesite. Ciudadanos que no se pasen la película pegando patadas a tu butaca, o cogiendo llamadas en el móvil en el cine. Ciudadanos que no emitan dos maldiciones de cada tres palabras que dicen cuando van al volante. Ciudadanos, y ciudadanas también, claro, porque como periodista que soy, no está nunca en mi ánimo añadir precisiones linguísticamente supérfluas a un texto si no es por embellecerlo, así que cuando hablo de ciudadanos, me refiero a ellos y a ellas. Ciudadanos y ciudadanas, digo, que no quemen papeleras para entretenerse y respeten el bien público, que es suyo y mío.

Esta es la educación para la ciudadanía que yo quisiera para mí misma y mis conciudadanos, ahora que ya tengo unos años -ni muchos, ni pocos-, quizá los sufiencientes para apreciar estas pequeñas cosas, o demasiados para que no me importe. ¿Será esta la Educación para la Ciudadanía de la que hablan?