8 jul. 2007

Educación para la ciudadanía

Estos días he estado oyendo en el trabajo y en la calle, conversaciones sobre la Educación para la ciudadanía, que por lo que he conseguido entender, es una nueva asignatura obligatoria que se va a impartir en las escuelas o institutos. Como hace ya (mucho) tiempo que dejé de ser estudiante dentro del mundo académico estatalmente establecido -que quien quiera estudiar puede hacerlo en cualquier sitio, sobre cualquier materia y cuando a uno le plazca-; y hace tiempo perdí la cuenta de las sucesivas reformas educativas y sus estructuras, no he pillado muchos más detalles del asunto. Lo que sí he observado es que se trata de un asunto polémico, que tiene al gobierno de izquierdas enfrentado con la oposición de derechas, para variar. Unos que si les van a quitar la subvención a los colegios concertados que no ofrezcan esa asignatura, otros que si no van a adoctrinar a los estudiantes...

Sin saber muy bien de qué va la cosa, y si van los tiros por donde imagino, no concibo tiempo mejor empleado en las escuelas que el de hacer de los niños y adolescentes futuros ciudadanos de hecho y derecho, conscientes de sus prerrogativas, pero también de sus obligaciones. Ciudadanos libres pero responsables, bien educados, amables y limpios. Ciudadanos que pidan perdón al pisar a otro en el metro y dejen sentarse a ancianos, embarazadas, infartados, inválidos, desvaídos o cualquier otra persona que lo necesite. Ciudadanos que no se pasen la película pegando patadas a tu butaca, o cogiendo llamadas en el móvil en el cine. Ciudadanos que no emitan dos maldiciones de cada tres palabras que dicen cuando van al volante. Ciudadanos, y ciudadanas también, claro, porque como periodista que soy, no está nunca en mi ánimo añadir precisiones linguísticamente supérfluas a un texto si no es por embellecerlo, así que cuando hablo de ciudadanos, me refiero a ellos y a ellas. Ciudadanos y ciudadanas, digo, que no quemen papeleras para entretenerse y respeten el bien público, que es suyo y mío.

Esta es la educación para la ciudadanía que yo quisiera para mí misma y mis conciudadanos, ahora que ya tengo unos años -ni muchos, ni pocos-, quizá los sufiencientes para apreciar estas pequeñas cosas, o demasiados para que no me importe. ¿Será esta la Educación para la Ciudadanía de la que hablan?

No hay comentarios: