13 nov. 2007

El Descodificador: la libertad de prensa y el sentido del humor


El 2 de noviembre se publicó en El Mundo el último post de El Descodificador, el blog de crítica televisiva quizá más seguido del país. Un blog en el que Javier Pérez de Albéniz se despachaba a gusto dando mamporros periodísticos a diestro y siniestro, y poniendo fina toda la basura que hoy día mete en casa nuestra amada y odiada tv. Sin pelos en la lengua, Albéniz escribió críticas televisivas que ya han pasado a los anales del género, pero en muchas ocasiones se metió en camisas de once varas, con asuntos que más tenían que ver con la política que con las ondas hertzianas. En ellos tampoco dejó títere con cabeza, reflejando sin pudor una forma de ver el mundo, más que una ideología determinada, que también, y no muy acorde con la línea del periódico en que se publicaba el blog. Pero eso les honraba a ambos. Sin embargo, parece que su crónica sobre la lectura del veredicto del 11-M colmó la paciencia de sus superiores. El último post hasta ahora publicado en El Descodificador ("Motivos para odiar un blog", que aún puede leerse en las páginas de El Mundo), se despedía con un "hasta pronto".

Algunas perlas de Pérez de Álbeniz:


Sobre Jorge Javier Vázquez, presentador de 'Aquí hay tomate': "...el presentador del Tomate es más lerdo, está más fofo y es más cutre que Paquirrín."

Sobre el programa 'Clever':"Habrán pensado que Mario Picazo, el hombre del tiempo, podría dar credibilidad al concurso. Olvidaron que el amigo Picazo también fue cómplice de ese esperpento llamado 'Supervivientes'.

Sobre 'El laberinto de la memoria', programa de María Teresa Campos en Tele5: "La señora Campos se ha vuelto a poner a las órdenes de su "gilipollas" favorito para hacer, qué sinrazón, un programa que ya existía..."

"No todo el mundo es capaz de embutirse, cual relleno de morcilla burgalesa en tripa de puerco, dentro del ajustadísimo vestido negro de viuda con que apareció el último día".

"El programa fue una auténtica porquería sensacionalista, repleta de medias verdades, de mentiras completas, de manipulación y de resentimiento."

Sobre la publicidad en televisión: "¿Momentos geniales, de grandiosa creatividad y desbordante ingenio? Los hay, pero son los menos. Los más son anuncios casposos, descarados, inmisericordes, aburridos, repetitivos..."

No puedo estar más de acuerdo. Al menos en estas afirmaciones y muchas otras, que no en todas las que ha hecho el señor Javier Pérez de Albéniz, por supuesto. Los que se han sentido molestos por sus críticas, y han apelado a los límites de la libertad de expresión, no se han reprimido ni gota al llamarle lindezas como zoquete, resentido, mala persona, lunático, indigente mental... pero lo cierto es que poca gente se atreve, en este país, y en estos tiempos de babosa y estúpida tiranía de la corrección política, a decir lo que le venga en gana de quien le parezca, que es mentalmente bastante sano, oiga.

Con toda esta moderación linguística y de pensamiento moderna, hemos aniquilado el sentido del humor y la correa, en un país en el que -por cierto-, nos encanta meternos con el prójimo. Así que reclamamos encendidamente en los demás lo que no practicamos con el ejemplo. Entendedme bien, no se trata de insultar a todo bicho viviente porque sí, ni de sobrepasar en exceso la corrección ni el buen gusto, pero un poquito más de chufla y menos de tomarnos tan en serio todos nos vendría muy bien. Que hoy día nos reimos bien poquito, y encima le cae a uno un juicio por cualquier cosilla.

¿El nuevo descodificador?

La polémica no ha acabado en los comentarios y quejas sobre el cierre El Descodificador. En la red ha aparecido un nuevo blog con el mismo título, pero muchos lectores aseguran que el autor no es realmente Pérez de Albéniz. No sabría que decir. Puede que sí, puede que no. Juzgad vosotros mismos.

No hay comentarios: